Historia

Marcahuamachuco se ubica en el distrito de Huamachuco, provincia de Sánchez Carrión, departamento de La Libertad, a 3600 m.s.n.m. y con más de 250 ha de extensión. Es el asentamiento arqueológico más importante de la sierra norte del Perú pues tiene un significado y un rol muy importante en nuestro proceso civilizatorio. Además de su monumental y compleja arquitectura, fue sede de un culto muy poderoso que se extendió prolíficamente en una vasta región.

Marcahuamachuco se emplaza en la cumbre de un gran cerro, del mismo nombre. Está rodeado de quebradas y farallones a modo de defensas naturales ante cualquier amenaza. Además, dos grandes murallas de muros paralelos recorren todo el asentamiento, bordeándolo y recorriéndolo en casi 9,5 km, siguiendo las curvas y desniveles propios del terreno.

La presencia de actividad humana más antigua en Marcahuamachuco data de los 300 d.C. y se prolonga hasta aproximadamente 1100 d.C. Sin embargo, en el área de Huamachuco hay evidencias de ocupaciones más antiguas, incluso antes de Chavín de Huántar y contemporáneas con este centro ceremonial, como en el vecino Cerro Huachac, y aquellos que están cerca a la laguna Sausacocha: Cerro Campana Este y Cerro Campana Oeste.

Según los investigadores Topic, Marcahuamachuco empezó a ocuparse desde el Sector Cerro Viejo después de los 300 d.C., paralelamente a los sitios arqueológicos Cerro Amaru, Cerro Sazón y Las Huacas. Posteriormente, entre los 600 d.C. y 800  d.C. existiría una época un tanto convulsionada por la presencia de los Wari de Ayacucho, cualquiera haya sido su naturaleza, imperial o solamente religiosa, la gente  foránea empezó a construir la ciudad de Wiraqochapampa, la cual no fue terminada.

Hacia los 1100 d.C., Marcahuamachuco continuó siendo ocupado pero ya no se construyeron los grandes edificios de antaño. Tiempo después, a la llegada de los incas hacia los 1470, lucía abandonado. Su sistema  sociopolítico que había unido toda una vasta región había cesado. La ocupación estaba en lo que hoy es la ciudad de Huamachuco, donde los incas centraron su poder y donde los españoles pasaron un 7 de enero de 1533 rumbo a Pachacamac.

Marcahuamachuco fue dividido hace mucho tiempo en cuatro grandes sectores: Cerro Viejo, Cerro de los Corrales, Cerro de las Monjas y Cerro del Castillo. Su arquitectura se caracteriza principalmente por dos edificios, identificados hasta el momento, como galerías y salones nichados. Las galerías son muy largas en cuyo interior se realizaron actividades domésticas y almacenaje, posiblemente utilizando los varios pisos que tenían. Los salones nichados no son tan largos y en su interior, según los Topic, se llevaron a cabo festines en honor a los ancestros, los cuales estaban enterrados en los muros, y como su nombre lo dice, tienen ventanas ciegas o nichos en los paramentos internos más largos.

Lo anterior no descarta la presencia de otro tipo de arquitectura como viviendas de menor tamaño en comparación con las galerías y salones nichados, habitáculos para culto, mausoleos, zonas de entierro, entro otros.

Cerro Viejo

Se encuentra en el extremo norte de Marcahuamachuco y presenta la mayoría de sus construcciones cubiertas por escombros y tierra; sin embargo, se identifican galerías rectangulares, curvas y un acceso en el noroeste. Este sector tiene una elevación similar a la de Cerro del Castillo y ha sido escenario de una actividad agrícola intensiva, la cual ha afectado gravemente su configuración original. Una de los edificios más conservados mide de 20 a 50 metros de largo y de 3 a 6 metros de ancho. Este sector continúa siendo utilizado para cultivo pero ya minimizadas enormemente.

Los Topic refieren que existieron edificaciones importantes desde el año 400 d.C., habiéndose iniciado en este sector una de las ocupaciones primigenias de Marcahuamachuco.

Cerro de los Corrales

Se ubica en la parte norte y se caracteriza por sus construcciones curvas de dos muros paralelos que encierran otras pero de patrón recto. Lamentablemente el estado de conservación no es muy bueno en comparación con otros sectores. Su nombre deviene de los muros que parecen circundar a las demás construcciones, a manera de corrales. Al norte y al sur, después de grandes espacios donde parece no haber ninguna estructura, se observan más edificaciones curvas de doble muro, colindante con las murallas periféricas.

Cerro de las Monjas

Se ubica casi en el centro del asentamiento y está constituido por edificaciones curvas con muros dobles paralelos, los cuales encierran recintos rectangulares. Su nombre proviene de la idea antigua que se tenía de ellos, al pensar que poseían un símil con los  aqllawasi incas que los españoles confundieron con conventos.

La gran altura de las paredes y su respectiva estabilidad se logró mediante muros perpendiculares cada cierto tramo, generando pequeños recintos internos cada uno con su puerta de ingreso. Son seis edificios que dominan el paisaje que, según los Topic, se relacionan con linajes específicos.

Destaca el Edificio A por ser el más grande, de 60 m de diámetro menor y 66 m de  mayor. Según dichos estudioso, en su interior, los cuartos están relacionados con residencias de élite, con fogones que pueden estar dentro o fuera de los recintos, además, con los respectivos depósitos o almacenes en las partes superiores. Ubican al conjunto entre los 500 y 1000 d.C. Hasta el momento no se han hallado restos humanos como para señalar algún área de entierro. Los espacios abiertos, aclaran, pueden haber servido como centros de entretenimiento o para recibir visitantes (hospitalidad).

Otros edificios destacables son B y D donde se han realizado excavaciones arqueológicas que han brindado importante información sobre las actividades de las personas o grupos sociales que los habitaron como la continuación de una tradición funeraria que consiste en colocar entierros humanos dentro de los muros.

Cerro del Castillo

Abarca desde la mitad del asentamiento hasta el extremo sur. Es el sector que más concentración de edificaciones muestra hasta el momento. Está separado de los demás sectores mediante una gran muralla que recorre los contornos del cerro encerrando diferentes tipos de construcciones, generalmente concentradas en conjuntos arquitectónicos.

Presenta las edificaciones más importantes e imponentes de todo el asentamiento: El Castillo, la Plaza Principal, Las Galerías y las Torres Rectangulares, son ejemplos de su arquitectura monumental.

Unidad de Imagen y Relaciones Institucionales
Unidad Ejecutora 007 – Marcahuamachuco

Los comentarios han sido cerrados.

Regresar arriba ↑
  • Civilizacion
  • Agenda
  • Ley Servir
  • Trabaja
  • Sidga
  • Publicaciones
  • Atencion
  • Puesta en Valor
  • Ley Servir